5
(7)

Café y ajedrez

El origen del café sigue siendo un misterio. Algunos sitúan su origen en el siglo XIII, otros en el siglo IX, pero nadie lo tiene claro. Lo que sí está claro es la vinculación entre café y ajedrez.

Parece haber consenso en que el café proviene del continente africano. Etiopía se erige como el más probable origen del café. Desde allí se habría propagado a Egipto y Yemen. Y desde allí fue llevado a Arabia, donde por vez primera fue tostado y molido.

Mejores cafeteras del mercado

Puedes tomarte una buena taza de café en tu propia casa. Para ello deberás utilizar un buen café y una buena cafetera.

Las máquinas de cápsulas son las vencedoras en el apartado de las facilidades. No necesitan moler el grano de café y el café se hace pulsando un botón. Sin embargo, por herméticas que sean las cápsulas, tampoco garantizan la frescura del café recién molido. Otro tema sería la sostenibilidad, aunque hay marcas que reciclan las cápsulas y otras utilizan cápsulas biodegradables.

Las máquinas de café espresso son buenas para hacer un café condensado con una perfecta crema. Buena compra para el muy cafetero que gusta de experimentar. Estas máquinas suelen ser más grandes, por lo que no serían adecuadas para una cocina pequeña.

Una cafetera de goteo, una prensa francesa, una cafetera italiana, todas tienen sus ventajas e inconvenientes. Dependerá de los gustos personales el tipo de cafetera que elija cada uno. Incluso muchos tenemos varias de estas opciones, para según qué ocasión.

Accesorios para café

Una buena taza de café se consigue desde una premeditada serie de actuaciones. La selección de la mezcla de granos de café favorita, la molienda con el molinillo de café adecuado, el tratamiento del agua a utilizar, la mejor máquina de café posible, la taza empleada para su degustación, incluso una taza-termo para llevar la infusión y poder tomarla a la temperatura adecuada en cualquier lugar.

Los mejores cafés del mercado

Elegir el café es una cuestión de gustos. Pero no te olvides de otros aspectos como el comercio justo y el café ecológico.

Preparar un café en casa

Relación entre café y ajedrez

En el siglo XVI se había extendido por el norte de África, Oriente Medio, Persia y Turquía. De allí viajó a Italia, extendiéndose por Europa y de ahí a América e Indonesia.

En el siglo XVII comenzó la historia de su auge en Inglaterra, donde empezó a ser muy consumido. Fue entonces cuando comenzaron las primeras cafeterías en Londres y Oxford.

Las cafeterías impulsaron las reuniones sociales, siendo frecuentadas por intelectuales, filósofos y abogados. En ellas se gestaron las ideas liberales de la época.

Como no podía ser menos, el ajedrez tuvo mucho auge en los cafés. En el siglo XVIII no había clubes de ajedrez, y los jugadores aficionados acudían a los cafés para jugar sus partidas.

El café de la Régence de París

Café de la Regence
Vista exterior del Café de la Régence. Siglo XIX

Café y ajedrez tuvieron su cita en famosos cafés, como el café La Régence de París, que frecuentaba Philidor. El nombre de este café está ligado a figuras históricas aficionadas al ajedrez, como Napoleón, Franklin, Diderot, Montesquieu, Robespierre, Rousseau, Voltaire, Lesage, Balzac, Víctor Hugo… Este café fue incluido en muchos libros debido a su fama.

Por el Café de la Régence desfilaron los mejores maestros del mundo del ajedrez de cada época. Allí jugaron ajedrecistas como Kermur Sire de Légal, el mejor jugador francés de su tiempo, un jugador de ataque muy combinativo y que pasó a la historia por el Mate de Legal.

François-André Danican Philidor, discípulo de Légal, frecuentaba el local en el que se podían ver numerosas partidas entre ambos. El discípulo sobrepasó al maestro considerándose a Philidor el jugador más fuerte del mundo de su época. Conseguía ganar a Légal dándole un caballo de ventaja.

Este templo del ajedrez también recibió las visitas de Louis-Charles Mahé de La Bourdonnais, Pierre-Charles Fournier de Saint-Amant, Jules Arnous de Rivière, Samuel Rosenthal, Daniel Harrwitz o David Janowsky. Todos ellos nombres conocidos del mundo del ajedrez.

Lionel Adalbert Bagration Felix Kieseritzky, uno de los mejores maestros franceses, daba clases personales en el café, por 5 francos la hora. Kieseritzky tuvo el honor de ser inmortalizado por Adolf Anderssen en una partida amistosa que ha sido nombrada como “La Inmortal“.

En el Café de la Régence también jugó Lebreton Deschapelles y su alumno Laburdonnais, que fue campeón de Francia.

Este legendario Café de París fue el escenario del match de 1858, entre el alemán Adolf Anderssen y el estadounidense Paul Charles Morphy, con victoria de este último. Morphy también dio unas simultáneas a la ciega. Frente a él jugaron 8 rivales, con el resultado de seis victorias para Morphy y dos tablas.

Ya en el siglo XX, a este Café seguían acudiendo los aficionados al ajedrez. Por allí pasaron figuras de talla mundial como Alekhine, Lasker, Capablanca o Steinitz, hasta que en 1916, ya convertido en restaurante, se dejó de jugar al ajedrez en él.

Si te ha gustado Café y ajedrez también puedes ver:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.