Cómo hacer café en cafetera de émbolo

5
(2)

La cafetera de prensa francesa es la forma más original de preparar el café. Nos encontramos con unos granos de café, agua, un recipiente de cristal, acero inoxidable o cerámica, que tiene un émbolo con un filtro, pero… ¿Cómo hacer café en cafetera de émbolo?

Un poco de historia

La primera referencia escrita sobre el café tiene su autor en Abd Al-Qadir al-Jaziri, que cuenta la historia del café. En su manuscrito señala que sobre la mitad del siglo XV, el café fue introducido en Yemen desde Etiopía. Allí, los sufís, practicantes del «misticismo islámico«, utilizaban el café para mantenerse despiertos durante sus oraciones. Posteriormente se extendió a Arabia, con la denominación de qahwa, cuyo significado es «vigorizante«.

El consumo del café se extendió a las grandes ciudades árabes, donde a principios del siglo XVI se fueron creando los cafés, en cuyos salones se reunía la gente para escuchar música, conversar o jugar al ajedrez.

El método más antiguo de preparación del café es haciendo hervir en agua el café molido. Precisamente la prensa francesa tiene mucha similitud con este antiguo método de preparación del café.

En el siglo XIX, en Francia, a un genio desconocido se le ocurrió filtrar el brebaje con una gasa, para separar la infusión de los posos del café. A partir de aquí apareció un diseño simple que usaba una rejilla metálica con una varilla para presionar el café en una taza y separar los posos.

Estarás pensando que todo esto está muy bien, pero lo que tú quieres saber es cómo hacer café en cafetera de émbolo, y lo que estás leyendo es una clase de historia.

Pues vayamos al procedimiento.

Cómo hacer café en cafetera de émbolo

¿Qué necesitamos para hacer café de prensa francesa?

¡Exactamente! Lo primero que necesitamos es una cafetera de pistón. La prensa francesa es una de las formas más baratas de obtener una estupenda taza de café, y también es uno de los mejores métodos de elaboración de esta preciada infusión.

Lógicamente, también necesitamos agua. Sería ideal un agua con baja en cal, por lo que si el agua de tu casa no es de excelente calidad, podría ser conveniente utilizar algún método de filtración de agua, o usar agua embotellada.

Y es obvio que sin el preciado café, no podríamos hacer nada. Así que tendrás que elegir un café de tu gusto para proceder a su elaboración.

La forma más cómoda de comprar el café es premolido. ¿Pero queremos la forma más cómoda o la forma de producir un café más excelente?

Cualquier maestro cafetero te dirá que muelas tú mismo los granos de café con un molinillo. En el momento en que se muele el café, comienza a ponerse rancio. Los aceites naturales se van oxidando con lo que se va perdiendo el aroma.

La preparación del café en la cafetera de prensa francesa es muy dependiente de la forma de moler los granos. Lo ideal sería una molienda gruesa y uniforme, con granos algo gruesos. Si la molienda del café es demasiado fina, costará más presionar el pistón de la cafetera, lo que producirá una infusión amarga. Además, dado que tenemos un filtro de metal, no queremos que partículas finas atraviesen dicho filtro.

Tienes que asegurarte de obtener un molinillo con varias configuraciones, para poder regular el grosor de la molienda del café.

La preparación del café en cafetera de pistón

  1. Calentamos agua en un hervidor hasta el punto de ebullición (100º C). La temperatura ideal para la preparación sería unos 93º C.
  2. Molemos unos 30 g de café en grano, dejando una molienda gruesa. La relación sería de 60 g de café por litro de agua.
  3. Echamos un poco de agua caliente en la jarra de la prensa francesa para calentarlo. Este agua lo retiramos una vez precalentada la jarra.
  4. Echamos el café molido en la cafetera de émbolo.
  5. Añadimos un poco de agua y lo removemos con una cuchara. Seguimos añadiendo agua hasta unos 500 ml y lo volvemos a remover.
  6. Colocamos el filtro con el émbolo y esperamos entre 4 y 5 minutos para que se extraigan los compuestos saborizantes.
  7. Ahora sólo ponemos la mano sobre el pistón y presionamos levemente para que el filtro se vaya desplazando lentamente hasta el fondo.
  8. El café ya está preparado. Ahora es importante servirlo ya en una taza o cambiar la infusión hacia otro recipiente o una cafetera, porque si dejas la infusión en la propia cafetera, el café se seguirá extrayendo, lo que acabará dando un sabor amargo.

Como ves, preparar un café con la cafetera de prensa francesa es muy fácil.

Obtenemos un café bastante fuerte, que nos hace degustar un gran cuerpo, debido al filtro metálico, que deja pasar bastantes micro partículas de los posos del café.

Espero que te guste.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.